Reflexión puramente comercial.

En muchas ocasiones me encuentro que determinados clientes optan por rechazar un presupuesto por motivos económicos. No se puede competir con muchas de las “ofertas temerarias” que lanza la competencia.

Sin embargo estos mismos clientes nos envían para su trámite otros muchos documentos que por su complejidad o importancia no quieren confiar a esas agencias que a la desesperada utilizan una política de “tarifas suicidas” y que por tanto no pueden ofrecer un mínimo de calidad.

En resumen a las agencias de traducción serias y profesionales acaban llegándonos todos aquellos “marrones” que otras empresas del sector no pueden asumir.

En las empresas en que he trabajado siempre hemos salido airosos de estos “retos”.  Siempre he tratado de trabajar en empresas profesionales y estrictas en el cumplimiento de sus compromisos, mi actual empresa, Linguaserve, http://www.linguaserve.com es un buen ejemplo de ello.

Sin embargo esta situación hace que nuestro trabajo comercial se convierta en una carrera de obstáculos que acaba desgastando nuestro equilibrio emocional.

Acerca de 200palabras

Gestor de Cuentas" y "Consultor comercial" con 11 años de experiencia en el campo de la traducción, localización, internacionalización y recursos lingüisticos en general. Mi máximo interés radica en cubrir las necesidades de mis clientes en estos campos y satisfacer sus expectativas con las soluciones o servicios más adecuados siguiendo los requerimientos de cada proyecto.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s