Quinto aniversario de la aprobación de la norma de calidad UNE-EN 15803

En abril de 2006 el Comité Europeo de Normalización aprobaba la norma de calidad UNE-EN 15038; su publicación oficial en mayo de ese mismo año marcaba la entrada en vigor de una normativa destinada a incidir profundamente sobre el conjunto de las empresas que desarrollan su actividad dentro del sector GILT. Considero que, tras cinco años en funcionamiento, ha llegado el momento de valorar hasta qué punto es significativo su grado de implantación en nuestro entorno.

Como punto de partida, conviene subrayar que la norma europea de calidad UNE-EN 15803 apuesta por el establecimiento y definición de los requisitos para la prestación de un servicio de calidad por parte de los proveedores GILT; su capacidad para abarcar el proceso central de la traducción, así como todos los demás aspectos relacionados con la prestación del servicio (incluidos el aseguramiento de la calidad y la trazabilidad); y la definición de las pautas para garantizar la calidad de las traducciones (describiendo claramente las competencias que deben tener los traductores, revisores, correctores de concepto, etc. y exigiendo que toda traducción tenga una revisión por un segundo profesional).

Un primer hecho que hay que resaltar es que UNE-EN 15803 ha contribuido a establecer un verdadero referente para las empresas del sector en aspectos como certificación, monitorización y evaluación continua de los colaboradores. La normativa ha sentado las bases para definir algunas condiciones previas y continuadas en el tiempo que garanticen las competencias en dichos colaboradores, con el fin de conseguir un producto final con unos niveles de calidad estándares.

Esta circunstancia está obligando a empresas certificadas y profesionales a seguir una serie de procedimientos de homologación y evaluación continua, lo que ha producido ajustes en algunos aspectos en la relación entre la empresa y el colaborador externo que están a favor de la calidad y la profesionalización de la actividad de la traducción, distinguiendo al profesional del que no lo es. Una vez que se ha implantado un procedimiento estándar de esta naturaleza debe conseguir que todas sus actividades se guíen en función de dichos ejes directrices.

Al mismo tiempo, la norma europea de calidad está contribuyendo a cambiar la propia filosofía de las empresas GILT, consolidando su proceso de maduración y crecimiento interno mediante la mejora y estandarización del resto de sus procesos y la racionalización de sus nuevas gestiones internas con el fin de no incrementar innecesariamente la burocracia interna, pero preservando el control y la trazabilidad. De esta manera surge una empresa más sólida, eficaz y competente, con capacidad para afrontar los formidables desafíos del mercado.

Y no menos significativa es su incidencia sobre los propios clientes, en tanto en cuanto destinatarios finales de este tipo de servicios. En el caso de los clientes institucionales, UNE-EN 15803 ha establecido un claro criterio para las Administraciones Públicas a la hora de establecer los pliegos de condiciones que permiten su contratación. Tal mejora en el nivel del servicio es igualmente aplicable a los clientes privados, que se benefician en forma de un aumento en sus niveles de productividad que incide positivamente en su competitividad.

Otros efectos adicionales de la norma europea de calidad, muchas veces en combinación con otros elementos de índole tecnológica, son la necesidad de dominar nuevas herramientas informáticas y de poseer nuevos conocimientos y habilidades, así como el establecimiento de nuevos canales de comunicación entre profesionales y empresas que fomentan la interactividad y la acción colaborativa. Todo ello redunda en una mejora en los niveles del trabajo de todo el sector.

En definitiva, tras un quinquenio de vigencia la norma europea UNE-EN 15803 sienta las grandes bases que deben seguir aquellas empresas GILT que desean apostar verdaderamente por la calidad en el conjunto de sus procesos productivos. Estas líneas directrices son las que guían la actuación de Linguaserve y por las que seguiremos apostando durante los próximos años, en el convencimiento de que constituyen la mejor base estratégica para consolidar nuestra posición competitiva a corto, medio y largo plazo.

Pedro Díez Orzas
Presidente Ejecutivo de Linguaserve

Acerca de 200palabras

Gestor de Cuentas" y "Consultor comercial" con 11 años de experiencia en el campo de la traducción, localización, internacionalización y recursos lingüisticos en general. Mi máximo interés radica en cubrir las necesidades de mis clientes en estos campos y satisfacer sus expectativas con las soluciones o servicios más adecuados siguiendo los requerimientos de cada proyecto.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s