¿Es posible ahorrar costes económicos en un proyecto GILT sin sacrificar la calidad?

Quisiera comenzar este artículo respondiendo con un rotundo ¡sí! Sí es posible ahorrar costes en el desarrollo de un proyecto de globalización, internacionalizacion, localización y traducción (GILT). Y, sobre todo, Sí se puede hacer manteniendo unos impecables estándares de calidad.

En caso de que se pudiera extraer alguna enseñanza de la actual situación económica, uno de los aspectos más relevantes muy posiblemente fuera el de la necesidad de optimizar costes en todos los ámbitos de actuación. Esta realidad afecta a todos por igual (teniendo en cuenta siempre las singularidades de cada cual, por supuesto): desde la pyme a la gran corporación; desde la administración pública (estatal, autonómica, local…) al ciudadano particular.

En lo que se refiere al ámbito específico del negocio GILT, disponer de un aliado estratégico cualificado constituye una de las llaves que permite abrir el cofre de la competitividad y rentabilidad empresarial, garantizando la ejecución de una estrategia multilingüe sólida, correctamente planificada y libre de sobresaltos. Desde mi punto de vista son tres los posibles ahorros que un partner GILT debe aportar a su cliente final: directos, indirectos y derivados del control de calidad, es decir del ahorro de costes de no calidad. Y todos ellos ahorros se sintetizan en una única palabra: fiabilidad.

La faceta del ahorro que se deriva de los costes directos alude a que un proveedor de servicios lingüísticos cualificado permite el desarrollo de procesos que, por ejemplo, facilitan la reutilización de los textos traducidos, evitándose duplicidades que implican aumento de los gastos en dinero y tiempo. Pongamos algún ejemplo para comprender mejor la magnitud de esta faceta. La automatización de la gestión y localización reduce directamente entre un 10 y un 15 por ciento el coste global de un proyecto de esta naturaleza; y si, además, se articulan técnicas de reutilización y optimización e incluso en algunos pares de lenguas que lo permiten, de traducción automática con revisión humana, se puede disminuir hasta un 25 por ciento y a veces más, dependiendo de la naturaleza del texto original y de las técnicas utilizadas, del coste de la parte estrictamente de traducción (que viene a suponer entre un 75 y un 80 por ciento del total del proyecto) lo que, a efectos prácticos, puede llegar a implicar una reducción total del coste final de hasta un 25 o 30 por ciento. En cualquier caso, sólo esta primera partida sería ya lo suficientemente significativa para aportar una estructura de costes optimizada.

Por su parte, el ahorro en los costes indirectos surge como consecuencia de la optimización de las distintas partidas de gastos referidas al personal que habitualmente se relaciona con los servicios GILT: secretarias, gestores, informáticos… Los sueldos de estas personas suponen, al cabo del año, una notable cantidad de dinero para cualquier clase de organización privada o pública. Un análisis detenido de dichos costes concluiría que el plazo de amortización de estos servicios es extraordinariamente breve.

Y, por último, el aspecto del ahorro de costes procedentes del control de calidad (en realidad está estrechamente relacionado con lo que acabamos de exponer) facilitaría una significativa disminución en el nivel de errores de traducción susceptibles de ser atribuidos a errores humanos. Esta circunstancia implica un nuevo (y sustancial) ahorro económico.

Por todo lo indicado, confiar en una empresa auténticamente especializada en prestar servicios GILT es hoy, más que nunca, la clave que puede permitir a cualquier organización encontrar la senda que le facilite el desarrollo de su actividad dentro de un mercado cada vez más global y plurilingüe. Y la especialización pasa por aspectos como la fehaciente acreditación de la calidad en la totalidad de sus procesos productivos, disponer de unos recursos humanos altamente cualificados o apostar por las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones como herramienta estratégica para la prestación de sus servicios.

Sí me gustaría dejar meridianamente claro que el ahorro de costes jamás puede sustentarse en un servicio GILT mediocre, que deje de lado elementos como la calidad o la fiabilidad. Y, desde luego, tampoco debe basarse en una política sistemática de bajada de precios por los servicios prestados por el proveedor de turno. En realidad, una reducción del 15 por ciento del precio por palabra de traducción (sin modificar los esquemas tradicionales y totalmente manuales de traducción), afectaría sólo al 75-80 por ciento del coste global (no incluye por tanto los costes indirectos y de localización). Expresado con otras palabras, se trataría de una política de miras estrechas que sólo podría funcionar en el corto plazo (y muy posiblemente ni siquiera en ese caso) pero que sería desastrosa en el medio y largo plazo.

En suma, la optimización de costes en el desarrollo de proyectos GILT ha de apoyarse en una metodología sólida, un conjunto de técnicas suficientemente contrastadas y una gama de automatismos establecidos a partir de la experiencia y adecuados a las singularidades de los clientes finales. Únicamente de esta manera se estará en condiciones de reducir los distintos costes que suponen este tipo de servicios, optimizando y reaprovechando todo lo posible de forma inteligente, productiva y rentable para todas las partes. Y apostar por todos esos elementos pasa por contar con un partner GILT conocedor del mercado y con vocación de servicio a dichos clientes finales.

Pedro L. Díez Orzas
Presidente Ejecutivo de Linguaserve

Acerca de 200palabras

Gestor de Cuentas" y "Consultor comercial" con 11 años de experiencia en el campo de la traducción, localización, internacionalización y recursos lingüisticos en general. Mi máximo interés radica en cubrir las necesidades de mis clientes en estos campos y satisfacer sus expectativas con las soluciones o servicios más adecuados siguiendo los requerimientos de cada proyecto.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s